¿Y sí, después de tanta discusión y trabajo, no nos encontramos en el Antropoceno? Según una información filtrada al periódico The New York Times, la propuesta del grupo de trabajo del Antropoceno de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas ha chocado con la negativa de la Subcomisión de Estratigrafía del Cuaternario, siendo rechazada por doce votos en contra, cuatro a favor y dos abstenciones. De momento no se han aclarado las circunstancias de la votación (se plantean algunas cuestiones de procedimiento), ni si el resultado supone abandonar por completo la propuesta de nueva época por la geología o si habría alguna manera de volver a plantearla.

Para muchos de los defensores del uso oficial del término, esto puede suponer un jarro de agua fría tras tantos años de investigación de los fenómenos a él asociados. Ahora bien, aparte de la comprensible decepción de sus partidarios, el hecho de que una comisión de geólogos no valide oficialmente el término no significa, por descontado, que no pueda seguir siendo usado por especialistas de múltiples disciplinas y por el público en general. Lo que apunta el término “Antropoceno”, una época de transformación humana global del planeta, continúa siendo tan válido como cuando se propuso por primera vez hace ya más de dos décadas. Los fenómenos antropocénicos están en marcha, y no solo eso, sino que se agravan cada año que pasa.

En cuanto al término en sí, es probable que todavía le quede mucho recorrido por delante.

Imagen: Mars and Earth as a planet, ultrasoftproduction, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons